10 Mercados Navideños más bonitos de Europa

Es tiempo de luces, adornos y vino caliente. Las plazas de toda Europa se llenan de calidez con sus mercados navideños durante las últimas semanas del año.

Salzburgo

Quienes visiten Salzburgo en invierno encontrará su mercado navideño, Christkindlmarkt a los pies de la fortaleza de Hohensalzburg. Para muchos mochileros uno de los más bonitos de toda Europa y donde te puedes deleitar con sus instrumentos de viento todos jueves y sábados a las 18.30 horas en la Plaza de la Residencia. Del 22 de noviembre al 26 de diciembre.

Estrasburgo

Lugar donde se celebra el mercado navideño más antiguo de Francia. Las luces navideñas inundan las calles y plazas del casco histórico de la capital del Este de Francia. Las fachadas y las tiendas de estilo medieval y rodeada de canales, están engalanadas con infinidad de adornos y luces. El mercado atrae alrededor de 2 millones de personas cada año. No olvides tomar un buen vino caliente, aunque claro, está de más decirlo ¿Verdad mochileros?

Berlín

La capital alemana acoge unos sesenta mercados de Navidad en bulevares, plazas, calles estrechas y museos. Uno de los más famosos es el que se instala frente al palacio barroco de Charlottenburg. Con el castillo de fondo, es uno de los más bonitos de la capital alemana. En él se puede adquirir artesanía y bisutería de calidad y llama la atención porque en las casetas hay calefacción, hecho que se agradece en la navidad berlinesa. Del 26 de noviembre al 26 de diciembre.

Praga

El mercado más importante de la ciudad se ubica en la plaza de la vieja ciudad, que en invierno se convierte en una de las zonas más concurridas de Praga. Cada navidad el actor principal del mercado es un árbol navideño gigante, el cual es una atracción para los cientos de visitantes que posan para la foto. No dudes en probar la deliciosa gastronomía checa que ofrece el mercadillo.

Núremberg

Uno de los mercados más grandes de Alemania. Los historiadores no han podido descubrir la fecha en que inicio este mercadillo. El artículo más viejo que se ha encontrado fue una caja de madera que data desde 1628, hoy se encuentra en el museo nacional germánico de Núremberg. En este mercado podrás satisfacer tu apetito de una manera maravillosa con unos ricos pastelillos y bizcochos de dulce que te endulzarán aún más tu navidad. Todo esto sin mencionar de sus bebidas tradicionales, las cuales te darán un toque de relajación perfecto para sentir la paz de esta temporada.

Bruselas

Los Mercados de Navidad son uno de los placeres de invierno de Bélgica y en particular, de su capital. Bruselas se vuelca en la organización y celebración de las fiestas con el mismo fasto que los países del centro de Europa. El mercadillo de Navidad de la capital belga tiene 2 kilómetros de largo, un árbol gigantesco decora la Grand Place, se pude subir a una noria enorme para disfrutar de las vistas de la ciudad… Y si eres una persona activa, podrás demostrar lo bien que patinas en su pista de patinaje sobre hielo.

Budapest

No podemos mencionar solo uno, ya que existen varios en este maravilloso lugar. La navidad se siente y se respira por todo Budapest. Una iluminación digna de la capital de Hungría. Falta solo caminar por alguna de sus avenidas principales para apreciar las decoraciones mágicas y un respirar de navidad por doquier. Uno de los más grandes se encuentra montado en “Vorosmarty tér, junto a Vaci Utca, la cual es la calle comercial más importante de la ciudad. Sin duda uno de nuestros mercados favoritos.

París

No podemos olvidar la capital de Francia, Paris. Una de las paradas obligadas para la mayoría de los viajeros. Los Campos Elíseos y la plaza de la Concordia se convierten en todo un espectáculo. Son 160 puestos los que se encuentran a lo largo de ¡2,4 kilometros de mercado! los cuales te deleitarán con artesanías regionales y de otros países europeos.

Múnich

A pesar de que se pueden encontrar distintos mercadillos navideños paseando por los barrios de la ciudad, el más popular de Múnich se halla en Marienzplatz, el más famoso de la ciudad que se celebra desde 1972. Uno de los mayores atractivos de este mercado, además de la nieve, es que, en los conciertos de música en vivo que se celebran en la misma plaza, se pueden ver instrumentos tradicionales como el alforn o trompa de los Alpes, que se usaba en las regiones alpinas como método de comunicación. Aquí se puede probar el vino caliente, las almendras recién tostadas o las Pfeffernüsse, pequeñas galletas elaboradas con frutos secos y ligeramente picantes. Del 27 de noviembre al 24 de diciembre.

Barcelona

En pleno barrio Gótico y rodeando la catedral se instala la tradicional Fira de Santa Llúcia que se viene celebrando desde 1786 en este mismo lugar. En la feria se encuentran todo tipo de objetos decorativos de Navidad, árboles, muérdago, figuritas con las que montar el pesebre y el tradicional “tió”, un tronco ataviado con elementos navideños que es apaleado en los hogares catalanes para que ofrezca muchos regalos. Otra de las tradiciones catalanas que se puede encontrar en los puestos de la feria es la figurita del “caganer”, un personaje escatológico (se lo representa agazapado haciendo sus necesidades) que forma parte del pesebre. Cada año, el “caganer” suele adoptar la imagen de algunos de los personajes de actualidad. Del 30 de noviembre al 23 de diciembre.

¿Te gustaría visitar alguno de estos mercaditos?

¡Nuestro tour de Invierno Europa recorre algunos de ellos! Conoce más aquí

Deja una respuesta

avatar
  Subscribe  
Notify of